ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

{GeneSys, Unlimited}

{ Genesys, Unlimited: un centro de investigación instalado en los terrenos de la antigua ciudad del telepredicador Retribution Roberts. Nada de lo que se cuenta aquí es cierto; pero tampoco es mentira. }

Archivos

<Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
             


Documentos


Blogalia

Blogalia


©2002 Morwen

Y tras las noticias de deportes...

En otro orden de cosas, va Marruecos y nos invade.

A ver si centro este blog prontito...

2002-07-11 23:05 | 0 Comentarios


No he dicho nada

El nuevo sistema de edición ya funciona perfectamente. Estamos pensando en contratar a rvr para que se venga a GeneSys; sus buenos oficios nos librarían de más de un sofoco, como cuando los del Centro de Informática dejaron la red vulnerable por error, y no sólo nos vimos infectados por todos los virus habidos y por haber (y algunos que no existían antes y aparecieron espontáneamente, autoensamblándose a partir de la sopa vírica en que se había convertido GeneSys, a mí no me pregunten, lo mío son los virus de ADN y ARN)... Decía, que no sólo pasó eso de los virus, sino que todos, absolutamente todos los que aquí trabajamos nos vimos suscritos a los boletines de once sectas religiosas y ocho seminarios de marketing. A día de hoy, cada vez que recuerdo aquella época y me estremezco, no sé cuáles eran los peores.

2002-05-22 18:44 | 0 Comentarios


En casa y con gaseosa

Tenemos un nuevo sistema de edición para las bitácoras que algunos mantenemos en GeneSys. Esa es la buena noticia. La mala es que no funciona. Ya sé que esto está muy abandonado, pero es que las cosas aquí sólo ahora empiezan a calmarse desde la plaga de palomas. Los obreros ya casi han terminado de reconstruir el ala nueva del edificio de Química, así que de nuevo podemos atajar por ahí en lugar de tener que pasar por los dormitorios del personal de limpieza, que se lo toma fatal, sobre todo cuando interrumpimos sus sesiones de jacuzzi o las partidas de squash. Y ya que estoy contando buenas noticias, por fin han cambiado la dirección de la cafetería, lo que quiere decir que al final nos han donado los contenidos de sus dos neveras industriales, esas que llevábamos tanto tiempo deseando estudiar. De aquí sale un Nobel fijo.

2002-05-21 18:20 | 1 Comentarios


Biunívoco

Dado que GeneSys está en los terrenos de lo que fuera un gigantesco complejo religioso, no sólo los edificios nos recuerdan el pasado. Gran parte del personal administrativo viene de los días del predicador Roberts (llamado cariñosamente R.R. por sus feligreses, que a su vez eran llamados "viles e impíos pecadores indignos de recoger las migajas que caen de la cena del Señor" por el simpático R.R., pero esa es otra historia). Una de las capillitas sigue en uso para servicios religiosos, ahora en minoría, y el departamento de Matemáticas ayudó a diseñar un horario que permite el máximo número de servicios al día con la mínima pérdida posible de horas de trabajo del personal. La cosa funciona realmente bien y todo el mundo está contento, o casi. Algunos de los empleados ven con disgusto la presencia de GeneSys en los terrenos de lo que fuera su iglesia y, aunque no han dimitido, demuestran su disgusto de maneras a veces algo raras. Por ejemplo, Loralee, de Contabilidad. Este es su mensaje de contestador, precedido por las primeras notas de "Más cerca de tí, Oh Dios":

"Hola, soy Loralee. En estos momentos no puedo acudir a atenderte. Deja tu número y te llamaré lo antes posible. Quiero que sepas que siempre estarás en mis pensamientos y oraciones y que no importa lo que hayas hecho en la vida, Jesús está siempre dispuesto a acogerte. Bendito seas, y recuerda, una bendición puede ayudar a alguien a que su día sea más llevadero."

Después de esto suelo colgar con un vago sentimiento de culpa.

2002-04-05 01:40 | 0 Comentarios


Por qué no es prudente investigar las cosas demasiado en serio

El asunto de la cafetera y del café púrpura ha tenido un desenlace inesperado y algo confuso que puede que cuente luego. Pero no me resisto a transcribiros, más o menos, la escena que tuvo lugar ayer por la mañana.

Estaba yo en el laboratorio cuando entró al galope Giacomo Orreri (nombres cambiados para la protección de los culpables).
—¡Lo tengo! ¡Lo encontré!
Esta es la frase habitual de presentación de Giacomo en cualquier circunstancia; ya estoy acostumbrada.
—¿Qué has encontrado? —dije con calma.
—¡Todo, la respuesta a todo! O al menos al colapso de nuestro modo de vida, ¡no lo dudes! Dime, ¿cuál es, hoy por hoy, el objeto cotidiano más útil de nuestra civilización?
—Sorpréndeme —dije, reprimiendo el impulso de apartarme un poco de Giacomo, que solía puntuar todas sus explicaciones con aspavientos dignos de Gene Kelly y una aspersión de saliva capaz de terminar con la sequía de un país mediano.
Giacomo extrajo algo blanco y leve de un bolsillo y lo mostró con orgullo. Lo miré un segundo en silencio.
—Es un... kleenex.
—¡Exacto! Útil, cómodo, ligero, portátil... —Giacomo se sonó ruidosamente la nariz y luego agitó en el aire el kleenex. Yo me aparté un poco—. Y ahora, totalmente inútil. Usado. Gastado. Un peso más que añadir a nuestro pobre planeta.
El kleenex salió volando en dirección a mi papelera, falló, y cayó al suelo con un sonido húmedo. Giacomo no hizo caso. Yo sí.
—¿Puedes imaginar cuántos kleenex se usan cada día, sólo en Estados Unidos? ¡Miles! ¡Millones! ¡Billones! ¡El derroche, el gasto, el despilfarro! —Giacomo se tiraba de los pelos, auténticamente angustiado, cuando de pronto una sonrisa beatífica le iluminó el semblante. Parecía un profeta del desierto que ve llegar a los pájaros trayéndole el almuerzo.
—Y entonces se me ocurrió. La solución. Simple, elegante, ecológica, ¡perfecta!
Nuevamente un objeto blanco fue agitado triunfalmente ante nuestros ojos.
—¿Otro kleenex? —aventuré tímidamente.
—¡El Ecokleenex! El principio es el mismo, pero con una sutil diferencia —me alargó el kleenex para que lo examinara. Giacomo sonreía de oreja a oreja y relucía de orgullo.
—Observarás que el tamaño es algo mayor de lo normal, lo que ofrece una ergonomía más eficiente. Lo mejor es que después de cada uso es posible un reciclaje completo del producto, por su composición de fibras vegetales higroscópicas e insolubles. Con un número reducido de unidades, no es problema que parte de ellas estén en la fase de recuperación del ciclo.
—Impresionante, Giacomo —dije, devolviéndole su hallazgo.
—¿Verdad que sí?
—Pocas veces me habías sorprendido tanto. De todas formas, y como medida de precaución, yo de ti consultaría la base de datos de patentes.
—Oh, puro trámite, puro trámite... Estas inspiraciones no se dan muy a menudo.
—Sin duda. Aun así, hazme ese favor. Por mi tranquilidad más que nada —dije, guiándole suavemente hacia la puerta—. No me gustaría que te quedaras atascado por algún estúpido problema burocrático.
—Tienes razón, tienes razón. Burocrático. No puede ser. Voy a mirar, sí. Gracias, gracias, eres una amiga.
—No sabes cuánto. Hale, ya me contarás.
Giacomo se fue murmurando detalles técnicos para sí y yo cerré la puerta cuidadosamente tras el inventor del pañuelo de tela, perdón, Ecokleenex.

Giacomo no está loco, aunque pueda parecerlo; es simplemente incapaz de procesar la información del mundo exterior. Demasiado creativo. Tiene a su nombre varias patentes que le dan unos buenos ingresos, pero no puede parar de inventar. El problema es que no tiene ni idea de cómo funciona el mundo real. Probablemente, tampoco sabe lo que es. Cuando está fuera de su banco de trabajo tiene la capacidad de concentración de un cubito de hielo.
No pasará mucho tiempo antes de que Giacomo se de cuenta de que no ha inventado nada nuevo. Seguramente usará su nuevo invento para enjugarse las lágrimas y se pondrá a inventar otra cosa. Quizá el sacacorchos, quién sabe.

¿Entendéis ahora por qué me encanta trabajar en GeneSys?

2002-03-31 03:56 | 2 Comentarios


Resulta que la máquina de café está estropeada. He vuelto al laboratorio de la caftera misteriosa del café púrpura, pero la jarra estaba vacía.

Nunca hay nadie en ese laboratorio, ¿por qué será? Me he llevado una muestra de poso de café. Creo que Ángela, que trabaja en compuestos orgánicos, podrá pasarla por el cromatógrafo de gases...

2002-03-05 20:18 | 2 Comentarios


Lo bueno de trabajar en una ciudad-iglesia reconvertida en centro de investigación es que la sala de conferencias está en la Iglesia central, con muchísimo espacio para la pantalla y convenientes capillitas laterales con café y galletas. Lo malo es que hace un frío que pela.


Y lo kafkiano es que de vez en cuando Adam McBride, que estudia teoría del caos, aparece de sopetón desde detrás de una esquina y grita "Hah!" a la vez que casi te desnariga al capturar una mosca en un bote de mermelada (quiere hacer un experimento sobre patrones de vuelo de las moscas en presencia de uno de esos trastos que se las cargan a base de descargas eléctricas. A mí no me miren).

2002-03-05 20:17 | 0 Comentarios


Hay una cafetera en uno de los laboratorios que aún están abiertos a estas horas, pero no me atrevo. El café tiene un curioso tono púrpura. Y grumos.

2002-02-28 07:04 | 0 Comentarios


Y la máquina expendedora requiere cambio exacto y no tengo suelto.

2002-02-28 03:59 | 0 Comentarios


El restaurante está abierto, pero tienen la cafetera estropeada.

2002-02-28 03:55 | 0 Comentarios


He ido a por un café. La cafetería está cerrada por, cito, inundación de líquido refrigerante. ¿Qué es esto, un coche?

2002-02-28 03:28 | 0 Comentarios


Aclaraciones

Me acabo de dar cuenta de que no he explicado qué son Las Manos. GeneSys está en los terrenos de lo que fue una de esas enormes ciudades-iglesia que algunos telepredicadores se montan cuando quieren desgravar los impuestos que no pagan y les sobran diez o quince milloncejos de dólares. El resultado son monstruosidades como esta Ciudad de la Oración: un recinto amurallado del tamaño de dos campus universitarios sanotes, que contiene una iglesia grande como Notre Dame (ahora centro de conferencias, salón de actos y sala de banquetes), varias iglesias y capillas secundarias, un hospital de 150 camas, y por en medio parterres y jardincitos ahora totalmente abandonados.

La característica más distintiva del campus, aparte de la silueta de la iglesia principal, son dos enormes manos de piedra en actitud de oración. Deben medir seis metros, y originalmente eran blancas, pero poco después de que Retribution Roberts quedara en bancarrota y la Ciudad de la Oración fuera abandonada, alguien empezó a pintarlas de negro, no sé por qué. Y tampoco sé por qué no terminó el trabajo, de manera que sólo una de las manos es negra.

Se ha convertido en costumbre aquí dejar rotuladores de gel, negros o blancos, al pie de Las Manos. Cuando la gente se aburre viene y pinta o escribe algo: en blanco en la mano negra, en negro en la mano blanca. La cosa va a buen ritmo, y dentro de poco, a distancia, ambas manos parecerán grises. Si la cosa sigue así, finalmente la mano negra pasará a ser blanca, y viceversa.

2002-02-24 07:09 | 0 Comentarios


Entrando. O saliendo.

Llevo aquí seis meses y por fin hemos conseguido que la sala de ordenadores nos permita acceso completo a Internet; hasta ahora sólo teníamos intranet y correo electrónico. Tampoco es que se echara de menos Internet, la verdad... los chicos de Sistemas han montado unos juegos increíbles usando Finux y dos viejos Spektrum+ de 64 Kb. Creo que por fin nos han dejado acceso a Internet porque están trabajando en la patente.

Las opciones de entretenimiento en GeneSys son más bien limitaditas. Tenemos el centro comercial, a 27 millas. Es el centro habitado (pero no habitable) más cercano. En el campus en sí, una de las iglesias secundarias ha sido convertida en una especie de bar-restaurante con todo el encanto y atractivo de una fosa común. Aparte de eso... um, creo que no hay nada más aparte de eso. Se puede ir a poner una pintada en Las Manos.

2002-02-24 07:01 | 0 Comentarios


De reformas

No quiero repetir blog, así que esto no va a ser La Biblioteca de Babel. Pero como tampoco puede ser una bitácora al uso, porque sería decir lo mismo dos veces, voy a ver si la puedo usar para jugar un poco. Ya lo iréis viendo.

2002-02-24 06:01 | 0 Comentarios


Funciona

Ahora se me plantea la duda, porque de momento no quiero darle carpetazo a la biblioteca en Blogger. ¿Qué hago? ¿Inauguro otra bitácora distinta, tan dispersa como la primera? ¿Le cambio la pinta para que no se nos confunda? ¡Atchís! Jo, aún hay nieve en las calles y tengo los pies helados. Y es martes. Quiero que sea viernes.

Está a punto de salir el especial del 11 de Seprtiembre de Dark Horse Comics. Lleva sorpresa.

Ya sé, ya sé: delirando. Son los vapores de éter que corren por el lab. O que aún no me he tomado mi cafelito.

2002-01-29 18:51 | 0 Comentarios


Que siga la fiesta

rvr está haciendo un trabajazo increíble poniendo Blogalia a punto. No sólo eso, sino que además está quedando muy bonita. Es tan fácil de usar como Blogger, si no más. Y (ustedes disculpen) más bonita que Barrapunto. Y cuando todo esté rulando, ya va a ser la repera.

2002-01-26 21:08 | 2 Comentarios


Quién me iba a decir a mí...

... que esto estaría listo tan pronto. ¡Y tan bonito! Fijaos, ¡está el Anillo Único en el logo y todo!

Um, espera, que quiero ver qué tal funciona esto... si esto es negrita y esto es itálica, y así se subrayan las cosas, debe ser el fin de los tiempos, porque ¡lo he hecho todo bien!

¿Y qué será esto del titular?



Y supongo que desde aquí puedo enlazar a (La Biblioteca de Babel http://daurmith.blogspot.com)

2002-01-25 06:05 | 0 Comentarios


portada | subir